Entry: Del cuadernito. Sunday, July 31, 2011



17Jul.
Nada es eterno
ni la amistad ni el amor
Sólo lo es el retorno

Tengo una máscara para vivir esta vida que no quiero vivir más.

Vuelve. María.
-
No.
No quiero necesitarte más.
Pero quiero a María conmigo.
Quiero sentirme amada, feliz.
Quiero morir.
Vuelve ¿Puedes volver?
No te necesito. Sufriría igual.
-------
(sinfecha)
No debería seguir llorando.
¿Qué merece llorar?
Quizá sólo quiero botar todo. No sé.
-
Era feliz creyendo que tenía toda la vida por vivir y mil instantes hermosos que sentir.
Y luego sentí que no valía la pena.
Y ahora entraré al círculo.
Quiero vivir. (No) Querer morir.
--------------------------------------------
(30Jul)
Algo hay. Algo habrá.
Maldita lucidez.
Enfermiza costumbre de los días de sol.
Murió. Y el túnel se abrió.
Maldita sobriedad
en una noche tan odiosa.
Las pupilas brillan en un rojo profundo.
Y mis ojos están simplemente vacíos.
Es mi enfermedad.
Es mi nueva costumbre.
Buenas noches
----
-De Alicia Magdalena-
Alicia del país de las maravillas.
Quiere vivir en su mentira
en su eterna sonrisa
que yo pude, sin querer, romper.
Alicia: no te sé.
Alicia de labios suaves.
Alicia que es Magdalena detrás de esos ojos ebrios.
Y como tal interrumpes mis despertares nocturnos para quererme (dices tú).
¿Quién eres, Alicia?
¿Quién eres, Magdalena?
Sé fugaz para no herirte.

-Llueve. Empezó a llover en cuanto llegué.
Caminé fríamente y caminé alegremente.
No puedo negar el placer de viajar al pasado a través de calles.
Vi todo lo que alguna vez amé en cada paso. Me vi en mi crecer.
Me vi en mi no soledad.
Y aquí esto en el punto de quiebre con la excusa de querer ver a María.
Pero no podría decir si realmente me importa si aparece o no. Yo quería caminar y encontré el sentido.
El inverso, sí. Pero, ¿qué mejor cuando el futuro no existe?

No vendrá. Ya no caminaría bajo un diluvio por mí.

No deja de ser extraño que todo sea diferente. Pero estoy sentada donde mismo.
Quizá siempre sea así. Este parque es mi hogar.
-
No vino y está bien.

Vi todo lo que he amado.
Y aunque todavía no sé para donde voy, sé para donde fui... y no fue tan atroz como memoria insiste en hacerme creer.

Fueron horas oscuras y gélidas
llenas de llanto.
Pero los sentimientos quemaron.
¡No juzgar las cicatrices!

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments